26 de septiembre de 2007

Michael Tippett







Volvemos al siglo XX y lo hacemos con Michael Tippett.

Sir Michael Kemp Tippett (Londres, 2 de enero de 1905 – 8 de enero de 1998), fue un compositor británico de música clásica.
Estudió en Marlborough y en el Royal College of Music de Londres, donde aprendió composición con Ralph Vaughan Williams y dirección de orquesta con Adrian Boult. En la década de los años veinte vivió en el condado inglés de Surrey, donde inició su actividad musical dirigiendo orquestas locales. A diferencia de sus contemporáneos William Walton y Benjamin Britten, Tippett comenzó a componer bastante tarde, siendo muy crítico con sus primeras obras. A los treinta años destruyó la totalidad de sus composiciones y comenzó a estudiar contrapunto y fuga con Reginald Owen Morris, el cual ejerció una profunda influencia en sus obras de madurez.
Tippett no fue un compositor muy prolífico; su obra, que se extiende a lo largo de casi sesenta años, incluye cinco cuartetos de cuerda, cuatro conciertos, cuatro sinfonías, cinco óperas, así como un cierto número de composiciones corales.
Su música se divide habitualmente en cuatro periodos:
El primero, que comprende los años desde 1935 hasta 1947, incluye sus tres primeros cuartetos, el concierto para dos orquestas de cuerda, el oratorio A Child of our time así como su primera sinfonía. Esta última se caracteriza por su energía contrapuntística así como por un profundo lirismo en los movimientos lentos.
El segundo periodo se extiende hasta el final de la década de los cincuenta. Forman parte de él la ópera The Midsummer Marriage (1955), la Corelli Fantasia, el concierto para piano y su segunda sinfonía, caracterizada por una textura orquestal muy rica, con una deslumbrante escritura melódica.
El tercero finaliza a finales de los años setenta y marca un contraste muy definido con las precedentes: son sus señas de identidad la simplicidad de la textura y las frases abruptas, como en la ópera King Priam, el concierto para orquesta y la segunda sonata para piano.
Finalmente, el cuarto y último periodo es –de hecho- una combinación de los anteriores, utilizando diferentes procedimientos, como la cita (de Ludwig van Beethoven o de Módest Mussorgski entre otros). Las obras más importantes de este periodo son su tercera sinfonía, las óperas The Ice Break y New Year, y The Mask of Time, composición coral de gran calado.
(de Wikipedia)


Como muestra de su música he escogido su cuarta y última sinfonía, de 1977, en una interpretación de la Orquesta Sinfónica de Chicago, dirigida por Sir Georg Solti.

Enlace

1 comentario:

kubulundus dijo...

Musicoclásico, nos parecemos mucho. Lo digo en el sentido de nuestro gusto por la música, de toda clase de música buena, sin distingos. Yo creo que quizás tú puedas comprender el por qué tengo cintas (ahora CDs)en donde alternan canciones de Schonberg o Berio con Schubert, Perotin, Palestrina, The Beatles, Cat Stevens y Carole King, por ejemplo...
Creo que si nos sentáramos a conversar nos divertiríamos mucho. Volveré a tu blog. Muy bueno.